martes, 31 de mayo de 2011

Se van dos grandes

No es algo nuevo lo que os vengo a contar, ya todos lo sabemos, pero me gustaría poder dar mi granito de arena en esto, así que adentrémonos un poco más en en mi sentimiento sevillista.

Primero la noticia de que Drago, nuestro "comandante" ya no
renovaba con nosotros. Una lástima, se ha ido un gran defensa del Sevilla. Recuerdo todas las veces que nos ha librado de más de un susto con sus regates, su buen saber hacer y su forma de moverse por el campo. O simplemente con estar ahí, porque tenemos que reconocer que era una presencia importante en el equipo. Yo siempre pensaré que esa lesión que tuvo es la que nos ha llevado hasta aquí, no habría tocado el banquillo de haber estado bien, porque para todos era imprescindible. O al menos para mí lo era... Siempre me quedará la esperanza de que no ha sido un adiós, sino un hasta pronto, siempre me quedará la esperanza de que algún día Drago volverá a lucir los el rojo y el blanco como sólo él sabe.



Y ahora también Renato, otro grande de nuestro Sevilla que nos abandona este final de temporada. Otro que deja un hueco en mi corazón sevillista, pero que no olvidaré nunca por todas las jugadas y cosas grandes que ha hecho por nosotros.

Se va al Botafogo. Le deseo lo mejor del mundo y que todo le vaya estupendo. No voy a negar que me gustaría que se quedase con nosotros, que me encantaría que no se fuese y que terminase sus días de jugador entre nosotros, pero quizá la vida separa su camino del Sevilla para ofrecerle algo mejor para él, para nosotros, quien sabe...

Se van dos grandes de mi Sevilla, y les voy a echar mucho de menos. ¿Pero sabéis qué? Estarán lejos, pero sé que sus corazones serán siempre rojos y blancos, porque los que han tenido este sentimiento no lo olvidan nunca y por muy lejos que estén o por mucho tiempo que pase, un Sevillista será siempre un Sevillista.


Gracias Drago y gracias Renato por haberle dado a mi equipo tantos años de felicidad y buenas jugadas. De verdad espero volver a veros algún día con la camiseta del Grande de Andalucía.


sábado, 28 de mayo de 2011

¿Por qué soy del Sevilla?

Muchas veces me preguntan que por qué soy del Sevilla. Siempre me saca una sonrisa esa pregunta. ¿Por qué soy del Sevilla? Pensándolo bien no hay una explicación fácil que lo englobe todo, sino más bien es un cúmulo de cosas.

Si veo un partido cualquiera, pues lo veo, vale me gusta, pero sin más. Pero si el que juega es mi Sevilla todo cambia. No consigo estar quieta en el sofá. Salto con cada "casi" gol, me enfurezco con cada fallo arbitral, me duele cada gol en contra y entro en explosión con cada GOL de mi Sevilla. Sé que es extraño, sorprendente e incluso increíble que a casi 1000 km. de distancia se pueda sentir así. Yo tampoco lo sé explicar muy bien, simplemente sé que lo siento así. Sobre todo después del día que entré en el Pizjuán por primera vez. Lloré. Sí, lloré al ver el campo, al comprender que por fin estaba allí, que iba a verles en directo en su casa, en mi casa, en nuestra casa...

Sí, MI casa también. Así lo sentí en cuanto entré y me sentí rodeada de tantos sevillistas que al igual que yo venían a animar a nuestro equipo. Así me siento, que estando a 1000 km. de donde vivo, allí me sentía en casa y año tras año, en ese partido con el que sueño durante toda la temporada, cuando entro al campo sigo tendiendo esa sensación y cada vez más dentro de mi corazón, que ya es rojo y blanco.

Este año además ha estado lleno de sorpresa. Sólo por ser sevillistas e ir desde tan lejos nos regalaron las entradas para el partido, en una zona increíble del campo, desde donde disfrutamos de cada GOL del equipo. Gracias Esperanza. También conocimos a Manolo Vizcaíno, un tío grande y que nos ha hecho un regalito que guardaremos siempre con cariño e ilusión.

Y además hemos ido a la radio del Sevilla FC. Allí compartimos unas horas increíbles con Jesús Alvarado, Javier Cabrera, David Vascos, el Piojo López y a través de las ondas con todos los oyentes de "Quédate a mi lado". Fue indescriptible y volvería a repetir una y otra vez.

Y todo esto por ser del Sevilla y no ser de allí. Todo por los 2000 km. en total que nos hacemos cada año para asistir a un partido en el Pizjuán, para poder ver a nuestro equipo y nuestros jugadores en CASA.

A todos aquellos que me preguntan con sorna e ironía por qué soy del Sevilla me gustaria preguntarles: ¿tu equipo haría todo esto por ti? Pues ahí tienes tu respuesta. Soy del Sevilla porque todos formamos parte de una familia roja y blanca y como familia nos apoyamos y nos ayudamos.

Me siento orgullosa de ser gallega y sevillista. Me siento orgullosa de los viajes que hago para ver a mi equipo y me siento orgullosa de como el Sevilla FC trata a los suyos. Soy del Sevilla por todo esto.

¿Por qué soy del Sevilla?

¿Acaso se puede ser de otro equipo? Sé que no...