lunes, 15 de agosto de 2011

Sufrimos, pero ya lo tenemos en casa

Pues sí, sufrimos, lo pasamos mal, nos mojamos, gritamos, suspiramos, soplamos, no quisimos ver, nos levantamos para ver mejor, rezamos para que algunos balones no entrasen y para que otros sí... Pero después de todo aquí lo tenemos, ya está rumbo a casa ese Trofeo que se ganó con sudor. El Teresa Herrera de 2011 ya tiene nuevo hogar y está en Sevilla.


Y os cuento un poco cómo ha sido este partido para nosotras. Este nos quedaba muy cerca, así que no podíamos faltar, y después de un trayecto de unas dos horas en coche nos plantamos en Coruña, entradas en mano, dispuestas a pasar un par de horas disfrutando del fútbol y de nuestro Sevilla.

Y como en todos los comienzos de los partidos, pues haciendo fotos y viéndolos calentar. Vimos también a Manolo Vizcaíno de pasada mientras entraba en la zona de vestuarios, pero no nos dio tiempo de saludarle, así que le mandamos un mensaje para decirle que a ver si nos veíamos a la salida, pero antes tuvimos que sufrir mucho.

Casi no hubo afición sevillista por allí. Nos sentíamos un poco solas en aquel mal blanco y azul, y más después de que a los 5 minutos de comenzar nos meten el primer gol. A partir de ahí mis pulsaciones comenzaron a subir y aún es ahora, a las 3 de la mañana que aún no han bajado del todo. Aún recuerdo el momento en el que celebramos el Gol de Koke y luego, al no escuchar aplausos ni vítores, quedarnos pensando en si nos lo habían anulado por algún motivo. Cuánta soledad se puede sentir en un campo de fútbol, donde tienes gente por todos lados...

No comentaré mucho del partido, porque realmente a mi punto de vista, fue un partido flojo. Vale que salimos con 4 titulares, vale que es un trofeo de pretemporada, vale que estamos preparando el partido de UEFA y el comienzo de Liga, pero chicos, que hay que poner un poco más de carne en el asador. Porque yo sé que podéis dar mucho más, porque sois grandes y hay que demostrarlo, porque sino nos comen...

Pero tras mucho sufrir llegó el ansiado empate a 5 del final de la segunda parte... Y tras esos agónicos minutos lo que no quería, lo que más odio, lo que más temo: los penaltis. Siempre he pensado que dejar que un partido se decida a penaltis es como decidir el resultado tirando una moneda al aire. Es un juego de azar a 5 tiros, puede entrar o no entrar, yo propongo que la próxima vez lo hagan con 5 monedas, sufriremos lo mismo y creo que sería exactamente la misma lotería. Me da mucho miedo que todo quede en manos de 12 personas: 5 tiradores y un portero por cada equipo y ¡suerte chicos!

Pero finalmente tuvimos suerte y con el último penalti del gran Negredo nos metimos el trofeo en el bolsillo y ahora está rumbo de Andalucía, para obtener su nuevo hogar, pronto ocupará un lugar especial en el palmarés del Sevilla, porque ganar un trofeo siempre te hace sonreír y hace que te olvides todos los momentos de sufrimiento que viviste instantes antes. Que cosas tiene el cerebro, que con un final agradable nos permite eludir o aceptar como buenos otros instantes que hace un rato nos tenían de los nervios...

A la salida fuimos como siempre que vamos a Coruña, a la zona por donde salen los jugadores del Sevilla, pero quizá por seguridad del trofeo, este año no les dejaron el autobús a las puertas para que tuvieran una zona de paseo hasta donde estaba aparcado para que la gente pudiese verlos. Que también hay que decir que éramos cuatro gatos mal contados. Así que no pudimos verlos, sólo a alguno, de vez en cuando, entre que abrían el portal.

Justo cuando se iban, vemos a Vizcaíno que iba delante. Nos mira y nos saluda desde el autobús, y entonces vemos aparecer por las ventanillas un montón de caras y manos saludando con alegría. Vale, no hemos podido verlos más de cerca, pero ese gesto por su parte, el saludarnos a las cuatro personas que estábamos allí, agradeciendo así el apoyo y compartiendo su alegría por haber ganado, hace que valga la pena el viaje, el remojón, los nervios y la espera. Y bueno, no se puede tener todo.

Después otro viajecito de unas dos horas y algo y de vuelta a casa. Y antes de acostarme, a escribir este post, que había prometido la foto con el Trofeo si ganábamos y lo prometido es deuda. Ahora nos queda esperar a ver si nos toca el Deportivo o el Celta en la Copa para tener algún otro partido cerca, sino a esperar a que llegue nuestro partido anual en Sevilla, ya con muchas ganas y comenzando a pensar cuál puede ser el partido elegido este año.

Besos a todos y enhorabuena Sevilla FC.

domingo, 14 de agosto de 2011

Coruña, allá vamos

Pues en una hora salimos María y yo rumbo a Coruña. Allí nos espera Riazor, que será el escenario del Trofeo Teresa Herrera, que disputan el Deportivo y el Sevilla.

Este año, con el descenso del Deportivo, ya pensábamos que este año nos quedábamos sin partido en Coruña, a no ser que nos tocase en Copa, pero de momento la cosa pinta bien. Seguimos teniendo la opción de Copa en Coruña e incluso en Vigo, pero de momento lo que vamos a disfrutar es una final.

Un Trofeo que podemos ver levantar en directo a nuestros jugadores. Vamos a animarles, a dejarnos la vida animando y sobre todo a disfrutar de este anticipo de la temporada en directo.

A la vuelta ya os contaremos qué tal nos ha ido el viaje y qué tal el partido, que como siempre, lo vemos entre los seguidores del Deportivo, que nos gusta el peligro. jajajaja. Y esperamos poder subir una bonita foto de nuestro Sevilla disfrutando el Trofeo.